LA MADERA EN EXTERIORES

 

12.- LA MADERA EN EXTERIORES

 

Producto a aplicar: Quitapinturas, fondo protector, barniz marino.

Útiles necesarios: Lija, espátula.

Sistema de aplicación: Aplicar con brocha o pistola.

Leer las instrucciones que aparecen en los envases de los productos a utilizar, tiempos de secado, aplicaciones, rendimientos, etc.

 

 

PROTEGER LA MADERA PARA CONSERVARLA.

La madera es necesario protegerla, pues se trata de una material blando, poroso, combustible y deformable por los cambios de humedad ambiental, que sufre alteraciones químicas por efecto del sol y sobre todo que es una fuente de alimento para numerosos tipos de seres vivos (mohos, insectos, etc.) que destruyen  su superficie en su masa. Los productos destinados para la madera constituyen un sistema de tratamiento contra todos los enemigos de la madera.

 

 

DECORAR LA MADERA PARA EMBELLECERLA.

Se puede proteger y conservar la madera tratándola con productos que ofrezcan una  amplia gama de posibilidades decorativas, resaltando su vigor y apariencia, otorgando mayor prestancia a sus gamas naturales, dotándolas de diferentes acabados (mate, satinado o brillante) en consonancia con las exigencias decorativas particulares. Hay una amplia gama de tonos para barnizar la madera y embellecerla.

 

 

LA TECNICA DE IMPREGNACION CON ACABADO DECORATIVO A PORO ABIERTO, PARA PROTEGER LA MADERA NUTRIÉNDOLA Y VITALIZÁNDOLA, A LA VEZ QUE SE DECORA REALZANDO SU BELLEZA.

La técnica llamada de poro abierto, es un tratamiento para la protección decorativa de la madera desde su interior, dejándola respirar, en lugar de aislarla del exterior, eliminando así los problemas que se presentan al cubrir la madera con capas de películas superficiales, que al menor corte o rotura de la película  de  pintura permiten la entrada de parásitos, humedades, agentes de envejecimiento, etc.

Mediante esta técnica por impregnación con acabado decorativo, se protege la madera nutriéndola y vitalizándola a la vez que se decora realzando su belleza.

 

 

CONSEJOS A TENER EN CUENTA ANTES DE PINTAR MADERA EN EXTERIORES.

1.- No debe pintarse nunca la madera inmediatamente después de estar sometida a condiciones extremas de humedad o de sequedad.

2.- Proteja la madera con productos adecuados, con productos de fondo y acabado  adecuado. 

3.- Aplique la imprimación de fondo protector abundantemente sobre juntas y uniones en el ensamblado de la madera. Extendiendo bien el producto por bordes y cantos, al igual que por el centro de la superficie a pintar.

4.- Extienda el producto en sentido de las vetas de la madera, dando dos manos de fondo sobre superficies resecas.

5.- Aplique el producto sobre todas las zonas de la superficie a pintar, aunque no se vean.

6.- Algunas maderas exóticas, como manzonia, palisandro, teca, etc. tienen un  contenido alto en sustancias inhibidoras del secaje de los barnices, pinturas grasas o sintéticas, retrasando el secaje mas de lo normal. Por esto, es aconsejable en maderas exóticas, hacer siempre una prueba de secaje sobre una pequeña parte de la superficie.

7.- Es costumbre muy común dar una mano de aceite de linaza a la madera para su protección antes de barnizarla, es erróneo ya que dificultaría su pintado.

8.- Evitar colocar maderas con gran contenido de resinas al exterior, pues el calor las hará exudar y producirá ampollas sobre las capas de barniz o pinturas.

 

 

BARNIZADO DE SUPERFICIES TOTALMENTE NUEVAS.

1.- Eliminar todo tipo de suciedad, polvo, manchas, etc. Lijar la madera siempre en sentido de las vetas, eliminando así las fibras que pudieran estar levantadas.

2.- Eliminar mediante cepillo o escobilla el polvo producido en la operación anterior. No utilizar nunca para esta operación una brocha que luego se utilizará para barnizar, pues el polvo se mezclaría con el barniz.

3.- Tratar la madera mediante un fondo protector para madera, cuyas características  fungicidas e insecticidas protegerán la madera contra el azulado y los insectos como termitas, carcoma, etc. Otra de las funciones del fondo protector es lograr una mayor duración del barniz a aplicar posteriormente. En las superficies que muestren una alta porosidad deben darse dos manos de fondo.

4.- Aplicar a brocha dos o tres manos de BARNIZ MARINO, con un intervalo de 24 horas. 

Todos los recubrimientos que se dan para madera deben darse en sentido del veteado de la madera.

 

 

BARNIZADO DE SUPERFICIES EN BUEN ESTADO.

1 – Lavar la superficie a barnizar con agua y detergente en polvo. Dejar secar la madera.

2 – Lijar la madera con un papel de lija fino, de esta forma se consigue una adecuada adherencia del producto a utilizar como acabado.

3 – Aplicar a brocha dos o tres manos de BARNIZ MARINO, con un intervalo de 24 horas.

 

 

BARNIZADO DE SUPERFICIES EN MAL ESTADO.

1.- Eliminar el barniz deteriorado mediante quitapinturas, así como todo tipo de suciedad, polvo, manchas, etc. Lijar la madera siempre en sentido de las vetas, eliminando así las fibras que pudieran estar levantadas.

2.- Eliminar mediante cepillo o escobilla el polvo producido en la operación anterior. No utilizar nunca para esta operación una brocha que luego se utilizará para barnizar, pues el polvo se mezclaría con el barniz.

3.- Tratar la madera mediante un fondo protector para madera, cuyas características  fungicidas e insecticidas protegerán la madera contra el azulado y los insectos como termitas, carcoma, etc. Otra de las funciones del fondo protector es lograr una mayor duración del barniz a aplicar posteriormente. En las superficies que muestren una alta porosidad deben darse dos manos de fondo.

4.- Aplicar a brocha dos o tres manos de BARNIZ MARINO, con un intervalo de 24 horas.

Es muy importante que todos los recubrimientos que se dan para madera deben darse siempre en sentido del veteado de la madera.